Participación activa, un proceso para toda la vida - Blog Educación en valores e innovación

Inicio / Infórmate / Blog / Participación activa, un proceso para toda la vida

Blog Educación en valores e innovación

En Acción Magistral queremos facilitar la comunicación e interconexión entre los educadores miembros de la comunidad, reunidos en torno a ejes de contenido que les sean de interés.

Esta sección se estructura en cuatro grandes blogs temáticos, dinamizados por tutores especialistas en cada área temática educativa. En todos ellos se ofrecerá información relevante y actual para fomentar el debate sobre cada área específica, pero también sobre pedagogía, metodología e innovación educativa.

¡Te invitamos a participar!

Participación activa, un proceso para toda la vida

20150131_120857_resized

Uno de los temas sobre los que venimos dando vueltas a menudo en este espacio es la participación activa. La entendemos como un proceso que permite integrar a las personas en la toma de decisiones en los espacios en los que éstas viven y por los que éstas se sienten de un modo especial sensibilizadas.

Y he aquí una de las palabras que más me gusta: PROCESO. Esta participación que se recoge constantemente y se aplica a la juventud es necesario trabajarla ya desde la infancia. Y es que, y no es nuevo, la participación requiere de aprendizajes que se van completando a lo largo de la vida.

Señalamos tres elementos básicos en este proceso: Formación, información y toma de conciencia progresiva. Una breve reflexión de cada uno de estos aspectos.

Cuando hablamos de formación hablamos de la capacitación para que, en nuestro caso, el alumnado pueda crear y generar información que satisfaga sus necesidades. Esta formación requerirá de herramientas, de técnicas que desde el profesorado se han de proveer como facilitadores. Necesariamente esta formación se ha situar en claves de transversalidad y de múltiples conexiones, ha de situar al alumnado previamente en una situación de permeabilidad que le permita cuestionarse y preguntarse constantemente.

Un segundo elemento es la información. Para las nuevas generaciones de personas nativas digitales, la información no es algo que se recibe y se procesa, de manera más o menos crítica; sino que es algo que se va construyendo a través del diálogo. Lo que les lleva a rechazar de raíz cualquier fórmula unidireccional de transmitir información. Y así en este aprehendimiento de la información se le otorga mayor o menor autoridad en función de la cercanía de la fuente a nuestros círculos.

El tercer elemento es la toma de conciencia progresiva. La formación y la información arman la capacidad de ir descubriendo, buscando soluciones creativas. Nos vamos haciendo conscientes de nuestro lugar, capacidades y de las posibilidades que tenemos de transformar y de cambiar. Es la última etapa de la participación activa. Se desarrolla lo que se ha venido en denominar la cultura del “CO”: cocreación, cooperación, colaboración, cofinanciación

Estos tres elementos han de tener un enganche en otros aspectos que señalamos de carácter transversal:

  1. Se ha de considerar siempre como punto de partida los centros de interés y demandas de los, en nuestro caso, niños y niñas (gestión o cogestión de iniciativas infantiles en el ámbito del ocio y tiempo libre u otros centros de interés y demandas.
  2. Proceso gradual: ir trabajando desde aspectos sencillos a otros de mayor complejidad
  3. Es importante valorar los procesos y no tanto los resultados. Importan más los procesos que los resultados.
  4. No olvidar las metodologías de evaluación Introducir en el proceso la evaluación continua del mismo que permitan la libre expresión y la participación real de los niños y niñas.
  5. Creación de espacios donde los niños y niñas sean responsables, proponedores y decisores, desde una comunicación horizontal, construyendo conexiones. Se ha de propiciar la creación de asambleas, reuniones abiertas, encuestas deliberativas, actuaciones colectivas como elementos del activismo de la infancia.
  6. Tan importante como el proceso de la infancia es la educación de los adultos que han de facilitar y acompañar.
  7. Para un impulso es necesario la existencia de estructuras estables de funcionamiento, duraderas en el tiempo, no sujetas a vaivenes de signo político.
  8. Los niños y niñas han de participar no solo en la creación de programas o servicios, sino, también, en los procedimientos de implantación.
LOS INVISIBLES
DIVERSIDAD EN LAS FAMILIA

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.